Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa

¡Toda la vida jugando mal!

Si bien hay juegos que por su diseño son más rejugables que otros, hay un factor externo que afecta considerablemente a su rejugabilidad: el resto de jugadores con quiénes compartimos mesa. Ésta es una de las razones por los que me gusta jugar con distintos grupos.

Otro argumento es poder aprender estrategias nuevas y diferentes estilos. Muchas veces creemos haber descubierto todos los secretos de un juego hasta que lo probamos con otras personas y… ¡zas! resulta que ni esa estrategia era tan buena, ni ese otro camino tan malo. Me encanta cuando esto ocurre porque disfruto mucho aprendiendo con los juegos.

Pero el motivo que realmente me ha llevado a escribir esta entrada es para hablar de esas situaciones que todos, los que más y los que menos, hemos experimentado alguna vez, por mucho que nos empeñemos en negarlo. Me refiero a ese fatídico momento en el que descubres que no estabas aplicando una regla bien o que sencillamente ignorabas. Ese momento en el que dices: “¿cómo? ¿que eso es así?”. Y aún incrédulo lo niegas como un hereje: “¡no puede ser!”. Hasta que al final, después de releer y comprobar el reglamento, te derrumbas y confiesas… “¡¡llevo toda la vida jugando mal a este juego!!”  😀

Cereales y hortalizas del Agricola

¿Sabías que para plantar cereales y hortalizas en Agricola las tienes que tener antes en tu reserva? ¿Sí? Pues yo no (foto BGG)

A pesar de mi devoción de explicador de juegos y de mi gusto por leer los reglamentos, no puedo ocultar que en mi historial lúdico tengo varios expendientes de esta índole. El caso más clamoroso que recuerdo fue charlando sobre el Agricola con mi amigo Jesús de La Última Rápida. Yo comentaba que no entendía la utilidad de las acciones Coger un cereal/hortaliza, y él me iluminó advirtiéndome de que para sembrar cereales y hortalizas en los campos es necesario tener estos recursos previamente en tu reserva personal, y lo que yo hacía era cogerlos directamente de la reserva general. El chasco fue mayúsculo pero como procuro ser optimista, la parte positiva fue que por fin pude explicar la utilidad de aquellas acciones así como otras profesiones que antes no veía, aunque el agobio para alimentar a la familia iba a ser mayor ahora 🙂

Cuando se trata de un juego que es una novedad en el mercado, tener un desliz con el reglamento es algo casi normal. Pero cuando se trata de un juego al que le has dedicado mucho tiempo, la sorpresa te puede dejar un regusto amargo, como fue mi caso. Al ocurrir en mi primera etapa jugona, donde apenas contaba con dos o tres eurogames en mi colección, en mi grupo de juego habíamos jugado al Agricola como unas 287.394 veces. Así que os podéis imaginar la cara gilipuertas que se me quedó aquel día 😀 Han pasado ya como un par de años desde entonces y a mi amigo Jesús todavía se le escapa una “sonrisita” cuando recordamos aquella charla.

Por supuesto ésta no ha sido la única vez que se me han subido los colores descubriendo que aplicaba mal el reglamento. En la asociación Clandestino somos unos expertos en inventar lo que con sorna llamamos Variantes Clandestino, que no son otra cosa que muestras de ingenio para “maquillar” algunas reglas, especialmente de las nuevas adquisiciones.

Pero como decía antes en esta entrada, apuesto a que tampoco soy el único al que le ha pasado esto 😉 Así que para hacer el post más participativo, os animo a todos los que lo hayáis leído a que confeséis vuestros mayores deslices aplicando mal el reglamento de algún juego.

Yo ya he confesado. Os devuelvo ahora el turno a vosotros. ¡Venga, “game explainers”! ¡¡Salid del armario!! 😉

Anuncios

38 Respuestas a “¡Toda la vida jugando mal!

  1. Lethan 6 agosto, 2011 en 12:15

    Yo estuve jugando mal al Caylus un año o cosa así, ya que no aplicaba la limitación de no poder elegir el favor real en la misma fila durante la misma fase. Menuda cada cuando me enteré de que no jugábamos bien a nuestro mejor juego xD

    Otra clamorosa fue al Samurai, que jugábamos la partida hasta agotar TODAS las figuras, y no solo todas las de un tipo. Eso sí, esta no fue culpa mía! ;P

    Un saludo compañeros!

  2. Canales 6 agosto, 2011 en 14:31

    Hace muchos, muchos años (el siglo pasado de hecho), me compré el Battletech. Malinterpretamos una tabla y, cada vez que disparábamos, aplicábamos un +3 a la tirada. Eso hacía que para acertar, las tiradas fuera como mínimo de 10 en 2d6. Era tan difícil acertar que nos inventamos nuestra propia regla: ¡disparo a quemarropa! Si te ponías adyacente a otro mech, podías sacudirle con todo tu armamento (y consiguiente subida de calor). XD

  3. Draco 6 agosto, 2011 en 17:39

    El primer euro que tuve fue el Puerto Rico (hace 3 años). Durante el primer año jugábamos el final de la fase del Alcalde llenando el barco de colonos contando TODOS los espacios vacíos, tanto de la isla como de la ciudad. En consecuencia el juego siempre terminaba según la regla “si al final de la fase del Alcalde no hay suficientes colonos para re-llenar el barco”. Yo no entendía para que ponía el reglamento las otras dos condiciones de fin de juego así que me inventé un “houserule” aumentando el suministro inicial de colonos en 5 para juegos de 2 y 3 jugadores y en10 para juegos de 4 (claro, nunca se pudo aplicar en un juego a 5 porque…). Otra cosa en PR es que terminábamos el juego APENAS se cumpliera la condición de fin de juego, sin terminar la ronda completa de selección de acciones ;-b
    Otro juego: en Le Havre pensábamos que al llegar a la casilla “Interés” los jugadores tenían que pagar 1 franco por CADA préstamo que tenían en ese momento. Esto hacía que salir de los préstamos fuera tan difícil que el resto de la partida se convertía en un intento para pagar intereses y comida… ¡¡¡qué agobio!!!

    ¡Me gusta mucho este blog: Felicitaciones y saludos desde Ecuador!

  4. Ketty Jck 6 agosto, 2011 en 18:58

    Antes de jugar seriamente euros el primero que tuvimos fue Catán, y por años permitíamos construir casas en todas las intersecciones… :o(

  5. Neiban 6 agosto, 2011 en 21:56

    En el Agrícola, en las dos/tres primeras partidas cometí el frecuente error de obtener 1 animal por cada pareja de animales, en lugar de 1 en total como mucho. La verdad que este detalle hizo bastante, pues antes de esto le veía más miga a ser ganadero, y dps ya no.

  6. Fredovic 6 agosto, 2011 en 22:16

    Hasta que no jugué online al Samurai, en uno de los campeonatos que organizaron en labsk, no descubrí que lo que yo siempre había visto como sietes… eran unos!!

    Me pillé un cabreo monumental, si no había jugado 20 veces mal, no había jugado ninguna…

  7. jgabrielygalan 7 agosto, 2011 en 17:14

    Joe, David, efectivamente, como sabes, todavía recuerdo en todo su esplendor esa conversación: “Leyendo artículos de estrategia del Agrícola, mucha gente recomienda como primera acción coger Cereal, y yo es que no lo veo, macho” :D. Lo que daría por haber tenido una cámara en ese momento, qué cara se te quedó. De fallos de reglas, yo recuerdo haber jugado mal al Caylus las primeras partidas: pagábamos lo mismo al poner trabajadores en cualquier edificio, cuando en los tuyos solo pagas 1.

  8. raik 7 agosto, 2011 en 21:42

    Yo me he tirado varios años jugando a Agricola que cuando hacías reformar vivienda tenías que pagar un junco y una piedra por cada habitación, es decir, si tenías 4 habitaciones tenías que pagar 4 piedras y 4 juncos!! Claro, esto hacía del junco el recurso más valioso del juego ya que sale de 1 en 1…

    Jugando un día mi novia dijo: “este juego se basa en coger juncos” y me di cuenta de que tenía razón, entonces miré de nuevo la carta y le pitaron los oídos a medio mundo

  9. Jordi Berges 8 agosto, 2011 en 10:10

    Pues yo ayer mismo me pasó esto mismo con Roma. Hay una carta que te permite coger cualquier carta de la pila de cartas por salir. Hasta ayer lo habíamos hecho de la pila de descartes, y contando que te puede salir al principio, pues cambia mucho 🙂

  10. Junjo 8 agosto, 2011 en 10:50

    😮 pero si lo del cereal recuerdo habérselo dicho a Jorge un día (hace mazo) y que se quedó todo loco!!! (luego no lo sabía aún) se ve que le gustaba más el juego con vuestra variante y no os lo dijo 😀

  11. Corvus Corax 8 agosto, 2011 en 11:29

    Me parto, por Dios…

    Todos hemos innovado reglas nuevas en los juegos, en mi opinión muchas veces es debido a la mala redacción de las mismas y su lectura requiere una gran dosis de ingenio e imaginación… Vamos lo de los regalmentos, Carte esta pidiendo a gritos una reseña en este santo blog.
    Mi contribución más famosa dentro de las reglas-Clandestinas es la Corvux variante del Bonhanza también conicidas cono Covux-Bonhanza que como dijo en su día Junjo, resulta que es más divertido que las reglas oficiales del juegoy que según el Gran Fredo jugamos a otro juego redicalmente distinto, pero eso si infinitamente más divertido… je je je.
    M

    • moonspell 25 agosto, 2011 en 01:30

      Por dios, enseñame esa forma de jugar, que vanesa aprendió con vosotros una noche y le encantó. Me compré el juego y por más que lo juego no le encuentro la gracia… estaré yo también jugando mal…

      Queremos la corvariante del Bonhanza yaaaaaa….

  12. cartesius 8 agosto, 2011 en 11:41

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios! Me ha encantado ver tanta participación 🙂 Se quita uno un peso de encima al ver que no soy el único que le pasan estas cosas 😉

    Ésta es una de las razones por las que siempre procuro leer el reglamento de los juegos. No porque no me fíe de la gente (que no soy yo menos peligroso precisamente ;)) sino para descubrir estos “detalles”, y porque se fijan mejor las reglas leyéndolas que no aprendiéndolas de otra persona que te las explica.

    También influye, al menos en mi caso, jugar online. Recientemente a mí me ha pasado algo contrario a lo que que comentaba Fredo con el Brass: en vez de darme cuenta de una regla, ha hecho que me olvide de alguna. He jugado tropecientas y pico partidas, pero casi todas desde la web y me he ido acostumbrando a ciertos cálculos automáticos. Así que el otro día expliqué mal la demanda externa :S

    Gracias de nuevo! 🙂

  13. baal 8 agosto, 2011 en 13:18

    Yo se de otra que permitía hacer un número infinito de rondas en el Luna
    Te suena? 😛

  14. Corvus Corax 8 agosto, 2011 en 13:49

    Eso me trae a la mente otra de las mias, cuando jugando al Shark, no retiramos los edificios de empresas que eran eliminados del tablero y los volviamos a meter a la reserva general, haciendo el juego eterno, ante el espanto de Joserson…. je je je.

  15. Joe San 9 agosto, 2011 en 18:43

    Nosotros llevábamos ya muchas partidas del Ciudadelas cuando me dio por releer el reglamento; me parecía raro que escogiendo al rey te quedases con la corona y que eligiendo al asesino y matando al rey también. Así normal que nadie cogiera el rey… Bueno, después de eso subrayé las partes importantes del reglamento. Cosa que suelo hacer casi con cada juego nuevo que tengo.

  16. Guy 9 agosto, 2011 en 20:14

    Interesante observación. A mi también me ha pasado muchas veces, hace poco incluso, aprendiendo a jugar TTA, entendí mal los turnos, pensaba que cada ronda la empezaba un jugador diferente, hasta que leí la regla de la guerra (que se juega jugando el formato “avanzado”) en la que se ejecuta la misma luego de una ronda, para darle oportunida al atacado de prepararse, pero bajo mi visión, eso era imposible, porque podía pasar que nunca jugara el atacado y el atacante sí, dos veces. Leí bien y entendí que estaba mal, suerte que sólo jugue unas pocas veces con esa regla mal entendida.

    Otra que me pasó fue con el Stone Age, que cuando es con 3 jugadores, yo pensaba que no se podía, en cada turno, entrar a una de las 3 opciones centrales (campos, cabañita del placer, herramientas) pero de forma ordenada, osea, se iba rotando turno a turno el bloqueo a uno de los tres, hasta que un amigo me dijo que no, que una vez que 2 de los 3 lugares estaban llenos, el tercero no podía ser ocupado, lo cual, cambia el juego notablemente.

    En fin, muchas veces pasan esas cosas (en Catan, por estar las reglas en alemán, se crearon tales adefesios que mejor no cuento), por eso siempre releo las reglas, para saber si se hacen bien o no, eso del Agricola la verdad, había que olersela, como es eso de sembrar así nomas jajaja, saludos desde Lima, Perú.

  17. astarco 9 agosto, 2011 en 23:37

    ¿Alguien ha logrado jugar bien una partida al Risk? Yo, con 34 años de vida, aún no he encontrado dos sitios dónde se juegue igual.

  18. César Gómez 10 agosto, 2011 en 10:07

    Nosotros también empezamos a jugar mal al Agricola, y eso hizo que algunos de los jugadores aborrecieran el juego (snif..)

    Pero el caso más sangrante lo viví en el club de rol de la universidad. Teníamos el Kremlin (un juego de politiqueos en la URSS), tras leerme las reglas en inglés (que por aquel entonces era aún peor que el que tengo ahora) les explique como se jugaba y lo cierto es que nos lo pasábamos genial, el juego era como el Junta pero más rápido y nos dedicábamos a mandar a todo el mundo a Siberia. Más adelante descubrimos que, por decirlo de manera suave, estábamos jugando de un modo muy personal. Pero lo peor de todo es que con las reglas de verdad el juego nos pareció mucho más aburrido y soso… y ahí murió.

  19. cartesius 10 agosto, 2011 en 12:53

    ¡Madre mía! ¡Se podría escribir un libro recopilatorio! Y que la portada fuese el Risk, porque efectivamente, astarco, totalmente de acuerdo en que cada uno lo juega a su manera 😉

  20. Mr. Punch 11 agosto, 2011 en 12:42

    Madre mía… me acabo de enterar de que yo también me he llevado años jugando mal al Puerto Rico, ya que juego exactamente con los dos mismos errores que comenta Draco. Sí que se me queda un poco cara de tonto, sí, y eso que es de mis favoritos y he revisado las reglas algunas veces…. si es que cuando no lo ves no lo ves.

  21. Jorge 12 agosto, 2011 en 11:58

    Buah, yo era el otro gili que jugaba al Agrícola con Cartesius, así que…
    De hecho, echando la vista atrás, creo que sólo he jugado bien a un juego desde el principio como en… 2 ocasiones? 3???

    • Corvus Corax 12 agosto, 2011 en 12:54

      Jorge tu versión del Goa en mi casa fue memorable…. je je je

      • Quas4R 25 agosto, 2011 en 11:13

        Esi fue sangrante, 2 acciones por turno en vez de 3, claro por eso no entiendi porque habia tantos espacios para avanzar sino se podiiiia. maldito Jorge.

        Corvux tu calla que tu version de los castillos de Borgoña en mi casa, creo que aplicaste mal 3 o 4 reglas, y todas las de puntuación MAL. Y eso que recuerdo “llevo 4 partidas pero esta va a ser la 1º que juegos con las reglas bien” Como para confiar en ti a partir de ahora.

  22. Xai 12 agosto, 2011 en 19:09

    Agricola: pagar 4-5 adobes por la cocina Y devolver un hogar 😀 😀 Lo hacía así hasta que leí en el Cenagales el “recordatorio” al respecto que hace Uwe 😀 ¡Vaya plan!

  23. kikaytete 12 agosto, 2011 en 19:45

    Pues aparte de alguna que ya habeis comentado, en mi primera partida de agrícola nos quedamos sin cartas de mendicidad porque alimentábamos a la familia al fnal de cada ronda (tras devolver los curritos a casa). En la primera de Magic robábamos hasta tener 7 todos los turnos, con lo que no entendiamos las cartas que te permiten robar. Y la última, el otro día al civilization, en los enfrentamientos colocábamos todas las tropas y no resolviamos hasta el final, con lo que no usábamos los marcadores de daño.
    En fin. Un blog muy entretenido. Siento no ser más participativo (pasivo for ever)

  24. cartesius 15 agosto, 2011 en 12:54

    Es curioso, parece que el Agricola tiene el récord de malinterpretaciones de las reglas. Yo además de la mencionada en el artículo, permitía dos animales en los establos sin vallar (sólo se puede 1). Y lo del hogar/cocina que comenta Xai también nos pasó 😀

    Gracias a todos por los comentarios y por vuestra solidaridad con el tema jaja 😉

  25. franmorenohisco 15 agosto, 2011 en 16:36

    Totalmente de acuerdo con las reflexiones de la entrada. Anda que no da coraje cuando se da uno cuenta o le indican que ha estado aplicando mal una regla de juego. Sobre todo cuando afecta a alguna estrategia habitual que empleabas en dicho juego. Por suerte creo que esto es algo que nos suele pasar muy poco, pero cuando ocurre te llevas un chasco del quince. XDDD

    Un cordial saludo.

  26. calvo 16 agosto, 2011 en 12:39

    A mi me pasó al RA.. las fichas de RA las poniamos en la fila de abajo, y eso que arriba viene sobreimpresionado el dibujo de la ficha…. vaya tela…. Y seguro que mas que no quiero recordar pa no sentirme mas bobo….

  27. paralelauta 17 agosto, 2011 en 17:59

    Nosotros las primeras partidas de Fresco, cada trabajador en la acción de comprar solo podían comprar solo una loseta de un mercado, y cerraba el mercado. Como solo hau cuatro mercados, si los jugadores más madrugadores hacían varias acciones de comprar el resto se quedaba sin pintura. El último en el track de puntos podía bloquear a los demas sin pintura muchos turnos. Acabamos totalmente convencidos de el juego estaba totalmente roto … Cuando entendimos los mercados, el juego cobró sentido.

  28. joserson 19 agosto, 2011 en 12:44

    Más de 5 partidas a Caylus pagando por las losetas en las que tenía mi propio edificio cuando alguien ya había pasado. Gracias Carte por devolverme a la realidad de este juego

  29. SaLaS 25 agosto, 2011 en 14:41

    Más de uno se habrá desprendido de algún juego sin haberlo jugado bien, y achacándole que es muy malo….

    Jugándolo con otro grupo, seguramente hubiera tenido otra oportunidad de jugarlo bien y disfrutarlo.

    Un saludo.

  30. evilteq 30 agosto, 2011 en 08:20

    Me uno al club de… “innovadores” del Agrícola. Empezamos dando de comer tres (y no dos) unidades de comida por familiar. Ya habíamos oído la fama del juego de ir muy justo siempre, por lo que por mucho que sudamos no nos extrañó. El efecto secundario fue que al rectificar hicimos unas superpuntuaciones todos 😛

  31. tu_79 9 julio, 2012 en 14:53

    ¿Y si el error no es tuyo, sino una errata del juego? Tuve que descargarme las reglas por internet para descubrir que la cocina se podía comprar de dos maneras: pagando cuatro arcillas O devolviendo un hogar.
    Otro error fue que tardamos en descubrir que con el horno se puede hornear justo en el momento de comprarlo. Y el hogar/cocina permite hornear cualquier cantidad de cereales.

  32. Pingback:Si no tiene sentido, seguramente lo entendiste mal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: