Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa

Cuando el precio se vuelve relativo

Siempre he creído en la relatividad de las cosas aunque siempre pienso que está mal expresado. Las “cosas” como elementos tangibles que son no creo que puedan ser relativas, siempre que pienso en algo a lo que aplicar dicha cualidad es un elemento intangible un concepto.

Un ejemplo claro es el precio y el valor. El precio de algo es un número absoluto, no puede ser relativo, cuesta lo que cuesta y eso es lo que pagas. Sin embargo el valor de las cosas es uno de los conceptos más relativos que existen. Algo que puede ser tremendamente valioso para mi puede ser un mojón para ti. Yo puedo llegar a pagar cientos de euros por algo por lo que otro no daría ni las gracias y sin embargo pensar que he hecho el negocio del siglo.

Einstein ya predijo como el dinero se volvía relativo en la cartera de un jugón

Como he dicho antes siempre he pensado así…hasta que empecé con esta afición. Ahora he descubierto que el precio también es algo relativo, relativo a la persona con la que estés hablando. Por ejemplo, con mi novia aplico la teoría del 50% que consiste en aplicar a todo juego que te compras un 50% de rebaja “porque tú lo vales”. ¿Cómo?¿50€?¿Querrás decir 25? No son 30, son 15. Lo vendía por 40, le oferté 20 y al final ni pa él ni pa mi, lo dejamos en 10. Os juro que en mi jodida vida he dividido más rápido que cuando he tenido que justificar una compra, soy el puto John Nash.

“El Earth Reborn me costó 20€”

Mi madre en cambio cree que su hijo debería dedicarse a echar la Primitiva en lugar de jugar a tantos juegos raritos porque la cantidad de “concursos” que le tocan no es ni medio normal. Si estoy hablando con un frikienfermo como yo no tengo problema en decir lo que me he gastado porque ese sí sabe el “valor” de las cosas pero si vienen tus tías pijas a tu casa y te dicen eso de:

  • “De verdad no sé como puedes gastarte ese dinero en semejantes chorradas”

A mi lo único que me sale responder es:

  • “Mucho mejor gastárselo en la pelu del chucho ese con pinta de rata famélica que llevas en un bolso feo que cosieron unos niños asiáticos por 1$ diario y por el que una boutique hortera te coló un beneficio del 3000%”

No mira guapa, como soy educado te diré que la colección de juegos que llevo amasando desde hace años me ha costado poco más de 100€ y como tú sí que no tienes ni idea del precio ni del valor de las cosas te lo creerás y todo.

Por último cabe decir que hay gente que funciona de otra manera como el gran Jos-cough (no diré nombres) que al contrario que yo aplica la teoría del 200% que viene a ser algo así: Si se compra un juego de 50€ tiene que comprar unos zapatos para su mujer de igual o mayor precio. La verdad es que mola, es de ir de sobrao por la vida pero claro: ¡¡¡¿Qué coño piensas hacer con todos esos zapatos cuando no tengas más sitio para guardar los juegos?!!! Eso no lo habías pensado eh? Ya os lo he dicho, voy por delante, como John Nash.

¡Cuánto espacio desaprovechado!

1/2 saludo.

Anuncios

12 Respuestas a “Cuando el precio se vuelve relativo

  1. cartesius 21 mayo, 2012 en 23:12

    Plas, plas plas!! 😀
    Me ha gustado mucho el post! Me ha parecido “muy Raik” y eso me ha encantado 🙂
    Lo mejor: “Os juro que en mi jodida vida he dividido más rápido que cuando he tenido que justificar una compra, soy el puto John Nash.” 😀 😀

  2. Lev Mishkin 22 mayo, 2012 en 00:00

    Yo soy más de “pero si ese juego lo tengo desde hace más de un año” “ya me quedo claro que tengo demasiados por eso no te acuerdas de todos los que tengo, como voy a comprar otro juego del frente ruso”

  3. farko 22 mayo, 2012 en 01:02

    Me ha encantado. Ains… si es que hay que decir las verdades cortadas a las madres, que si no se preocupan. Y mola tener un vicio que no corrompe… esto… bueno, mejor lo dejamos ahí.

  4. damiangimenezf 22 mayo, 2012 en 05:48

    Pues yo siempre pongo dos razones económicas para comprar más juegos:
    Por un lado digo que es una inversión. “Los juegos de hace 30 años no han perdido valor. Más bien al contrario. Hay incluso juegos que han multiplicado su valor”.
    Por otro hago las cuentas del Gran Capitán: “Este juego valió 60€, Es para cinco durante 6 horas. 60€/30 horas= 2 €/Hora. Si no me gusta lo vendo por (Casi) el mismo precio) Conclusión: No conozco ningún vicio más barato”.

    • Lev Mishkin 22 mayo, 2012 en 06:44

      esa de que han multilicado su valor también la uso, “fijate que el otro día ví en e bay un civilization que se vendió a 90 euros cuando a mi me costo 8.000 pesetas, unos 40 euros más o menos (sic)”.

  5. Lethan 22 mayo, 2012 en 08:18

    Jajajajajaja.

    Yo suelo usar la ténica de Lev: “¿Nuevo? Que va, si ese es de los primeros que tuve; si quieres hasta te enseño fotos. ¿Ves que jóvenes estamos todos?”

    Lo de las fotos es una ventaja que tiene que tus colegas compren juegos que te gustan y que al final, después de un tiempo, te acabas comprando tú también ;D

    Un saludo!

  6. Corvus Corax 22 mayo, 2012 en 08:27

    Que bueno Raik ya estaba echando de menos estas cosas.

    Comentando tu disertación puntualizar dos cosas:

    1-Hay cosas que no tienen percio y una de ellas son los juegos.

    2- Nunca son suficientes, es más quien no se ve reflejado en está situación: Cuando tienes 25 dices que es tu tope, al llegar a los 50 dices que no vas a comprar más, cuando alcanzas los 100 te horrorizas, pero pasado este numero surgen perguntas del estilo ¿Hay que buscar más sitio para guarderlos? o ¿Cariño podriamos cambiar de casa?

    Y no es coña.

    • kikaytete 22 mayo, 2012 en 17:18

      Gran verdad lo del límite de juegos.
      Ese es otro de esos conceptos relativos: 25 es mi límite que son muchos, luego 50 es mi limite que es una ludoteca jugable…… 300 es mi límite que en caso de apocalipsis tenga madera y papel para pasar el invierno.

  7. Corvus Corax 22 mayo, 2012 en 08:33

    Otra cosa , por fortuna o por desgracia, mi mujer es una jugona y me suele a animar a comprar juegos y nunca la he engañado con le percio de los mismos, para ella, le parece un dinero bien invertido.

  8. Zumba 22 mayo, 2012 en 08:51

    Muy bueno el articulo, felicidades. Solo decir que yo tengo suerte y no tengo que justificar ninguna compra, espera… yo soy mi mayor inquisidor en ese tema. Tengo juegos por estrenar, pues hasta que no lo haga no compro mas. Eso si, es una religion que es muy dificil de seguir, se necesita autocontrol, paciencia y martirio porque me leo todo lo que sele a la blogosfera, y menos mal que no se ingles. Lo dicho gracias por el articulo.

  9. Canales 23 mayo, 2012 en 16:05

    Raik, como dice Cartesius, al leer el artículo se nota quién es el autor: tienes un estilo bastante definido (y que me gusta mucho, por cierto).

    Al ver todos esos zapatos, he pensado cuántos de ellos se usarán una o dos veces a lo sumo (¡anda, igual que algunos juegos!). La ventaja de los juegos respecto a los zapatos, eso sí, es que no sólo puedes disfrutar con los de tus amigos… También pueden crear recuerdos inolvidables de los que no tienen precio, ni relativo ni absoluto. 😉

    • raik 23 mayo, 2012 en 22:33

      Me alegro de que gusten. Yo disfruto mucho escribiendo este tipo de artículos aunque no siempre viene la inspiración y a veces no se me ocurren temas jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: