Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa

Recomendando un juego.

La “revolución cultural” de la bsk, de la que hablaba en la entrada anterior, empieza a dar sus frutos, en el foro en lugar de blandir los libritos rojos de Mao empezamos a blandir listas de juegos y de que juegos deben aparecer y cuales no. Juegos que se deben tener, juegos de guerra para comenzar, los juegos que se deben tener,los mejores juegos de destreza, etcetera.

Hasta yo me he animado a animarme a hacer una, wargames de iniciación. Y digo lo de “animar a animarme” por que tan solo he realizado un esbozo que me comprometa publicamente a realizarla. Que estoy de un vago que para que.

Pero me topo con que hay dos conceptos delicados, recomendar e iniciación. Cada uno con su particular problemática aunque con algun punto en comun, así en la red y desde un lugar tan lejano como el otro lado de la pantalla del computador ¿Cómo se recomienda algo a quien se conoce? o ¿que entendemos por iniciación? ¿es necesaria la misma a la hora de jugar a juegos de mesa?.

Lo primero para recomendar un juego es necesario tener un poco de cara, creer que lo que uno dice puede servir de ayuda a alguien. Pero eso no quita una premisa importante, para recomendar un juego hay que haberlo jugado. Por ejemplo, en mi caso me he descubierto pensado en incluir tal o cual juego que no he jugado pero he leído por alguna parte que es un buen juego, que es asequible, y cubre una mecánica, o un tema que es importante en el mundo de los wargames, o simplemente es original e innovador pero del que no tengo ni pajolera idea. Y aquí se instala mi dilema ¿es justo incluir en la lista de recomendaciones un juego que no he jugado pero del que tengo buenas referencias?

Yo creo que lo más justo a la hora de recomendar, no vaya a ser que alguien te haga caso y se compre el juego, y eso es siempre una responsabilidad,es  transmitir el entusiasmo que te transmite un juego y dejar claro el por que. No es garantía de nada pero al menos amortigua el peso de la pregunta ¿y si no le gusta?.  Y en el caso de los wargames se añade un problema, que son juguetes belicos, más que “simulaciones históricas” como gusta llamarlos. Que quede bien claro eso, vamos a jugar en muchos casos durante unas horas a ser generales mandando soldaditos de aquí para allá y en otrosa a ser  sufrida “carne de cañon” intentando sobrevivir al campo de batalla. Sea como fuere ofrecen un visión parcial e incompleta de lo que es la guerra. Luego lo podemos adornar como queramos, y desde luego y de la misma manera que jugar al Monopoly no nos convierte en especuladores inmobiliarios jugar un wargame no nos convierte en militarista. Pero hay que tener cierto cuidado. Y por eso, por qué en mi caso me acerque a los wargames terminando la infancia, con los geyperman y los sobres de soldaditos todavía calientes. Había un entorno cultural que propicio el encuentro, y a veces, siempre en la red, cuando leo a curiosos preguntar por los wargames no sé si la estaremos cagando, por recomendar a quien no sentira ni fu ni fa por ellos a la hora de jugarlos.

Pero en realidad todo esto tiene una solución muy sencilla y que nunca esta de más insistir en ella. Antes de comprar, pruebalo. y en seguida sabrás si esto de los wargames es lo tuyo. Si por la propuesta ludica que ofrecen, por el colorido histórico que proponen o por que te sientes bien haciendo de napoleón.

Estos son algunos de los dilemas que se me plantean a la hora de recomendar un juego, luego están los más tecnicos, como el momento histórico que reflejan, la mecanica de juego que utilizan para simularlo, el numero de jugadores o el precio y el idioma del reglamento. Seguro que son los más importantes, pero al menos en mi caso me dan menos quebraderos de cabeza.

Y luego está el tema de la iniciación, cuestión que también tiene el defecto de no saber quien es el que se inicia. Y esto lo digo por que los wargames son juegos exigentes, reglamentos largos, sesiones a veces maratonianas,normalmente idiomas extranjeros y colocaciones iniciales farragosas. Pero lo realmente complicado es visualizar el juego, o tener muy claro como funciona la secuencia de juego, si se logra está esto un wargame es sencillo de aprender a jugar. Luego habrá quien le guste o no, quien se aburra con la propuesta y quien no. Por eso creo que lo más importante a la hora de iniciarse es hacerse con un juego que o bien tengas a alguien que te lo explique o bien el reglamento sea lo suficientemente claro para que veas el juego y no te desanimes. Por eso pienso que la curiosidad no es suficiente, alguien que sienta un flechazo por los wargames hará todo lo posible por ver el juego, mientras que un curioso quizá lo deje por imposible. En mi caso el salto de los juegos NAC al Third Reich de Avalon Hill casi resulta traumatico. Ni sé las veces que me leí el reglamento, lo ponía boca abajo, boca arriba de lado, pero no veía el juego. Pero ahí entró la perseverancia, normal me había gastado en un juego lo de cuatro años juntos y había que sacarle partido, una cosa que quizás hoy se ha perdido con una oferta lúdica más amplia y asequible.

Pero iniciarse no significa que el receptor sea imbecil, inicarse al menos en mi opinión significa que un jugador se encuentre con conceptos de juego que sean habituales en los wargames y no tanto en otros. Recurro una vez más a un ejemplo, el suministro casi siempre aparece en los wargames, normalmente muy simplificado. Aunque hay que juegos que no tanto. Es bueno que aparezca, pero que tenga un peso mínimo en la mecanica de juego (no tanto en la estrategia o tactica a seguir). Quizá esto lo diga por que aun reconociendo su importancia calcular el desgaste y el suministro, las fases administrativas de los juegos, son lo que menos me gusta.

Y es que al final es eso cualquier cosa que diga o recomienda es fruto de mi gusto personal, aunque realmente creo que se puede hacer cierto ejercicio de ponerse en lugar de una tercera persona e intentar recomendar juegos, o wargames como he insistido en la entrada. Pero podía ser cualquier otro genero. Por eso pienso que en general es injusto llamar a las recomendaciones elitistas, no recomiendo ferraris, ni recomiendo juegos que sean dificiles de encontrar. Y sobre todo me gustan.

Y si alguna vez alguien juega, o peor aún, se compra un juego que yo recomiende, que se pase por aquí y mente a mis muertos si le ha decepcionado profundamente. Pero que me diga por qué, sabiendo que el silencio me cuesta tanto mantenerlo intentare mejorar mis recomendaciones. Que no sé si lo he dicho deben dejar lo más claro posible ante que se encuentra un posible jugador.

Y una última cosa, en los juegos de mesa, como en los libros, las películas es perfectamente posible que un juego del que se hable mucho y bien no os guste, por mil motivos diferentes. En realidad nadie lee el mismo libro, ni ve la misma película ni juega el mismo juego. Todos ponemos un poquito de nuestra parte y hacen de la experiencia algo diferente. Nadie os conoce mejor que vosotros mismos (salvo quizá el psiquiatra) haced caso de vuestro criterio.

Anuncios

5 Respuestas a “Recomendando un juego.

  1. Corvus Corax 24 mayo, 2012 en 09:51

    Me quedo con le último parrafo, es para enmarcarlo.

  2. raik 24 mayo, 2012 en 15:48

    La verdad es que has escogido un tema muy interesante. A la hora de recomendar juegos siempre intento ponerme en el lugar del otro porque la tendencia es recomendar los juegos que me gustan a mi. Me suele costar entender que no a todo el mundo le gusta pasarse horas delante de un mapa o que hay gente que odia los temáticos.

    Cuando conoces a la gente y tienes confianza sí que te puedes permitir ciertos riesgos y atrevimientos pero con desconocidos es mejor andarse con pies de plomo, no en vano ellos están indefensos ante tu “sabiduría”. Lo ideal como siempre es recomendar a la gente que se pase por las asociaciones y clubs, pruebe varios juegos y se haga una idea del estilo de juegos que le gustan para poder orientar a sus recomendadores.

    En cuanto al último párrafo estoy 99% de acuerdo. El 1% lo dejo porque creo que no sólo depende de quien juega el juego si no que hay veces que el clima o el entorno hacen que una experiencia sea irrepetible. Un juego en un grupo puede ser lo máximo y luego lo sacas con tus primos y te aburres como nunca…

    • Lev Mishkin 24 mayo, 2012 en 16:13

      ja,ja luego no solo un juego es diferente para cada persona, si no también para la misma. Es verdad eso que dices juegos que han sido la repanocha en un contexto en otro son más tristes y largos que un día sin pan.
      Los juegos comunican queda claro, y en eso de la comunicación son multiples los factores que influyen. Hay que andar con pies de plomo.

    • Corvus Corax 25 mayo, 2012 en 08:42

      En tu afirmación final, encierra mucha razón pero cero que es que fundamental tu criterio, luego pude que le juego lo dsifrutes más en una ocasión o en otras y dependerá del momento y de la gente, pero el crieterio personal es lo que marca tu disfrute del juego.

  3. Corvus Corax 25 mayo, 2012 en 11:07

    Madre mia me refiero al comentario de Raik

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: