Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa

Cuando éramos reyes (Juegos Épicos)

Cuando éramos reyes (When We Were Kings) – 1996 Es un documental que narra el antes, el durante y el después del mayor combate de boxeo celebrado en toda la historia del deporte. Esta pequeña joya muestra, mediante imágenes que han pasado a la historia, los meses de duros preparativos para el combate entre Mohammad Ali y George Foreman en Kinshasa (Zaire). El documental tiene una duración de 90 minutos de los cuales a penas 15 están dedicados al combate, el resto se dedica a explicar la dimensión social que alcanzaron el acontecimiento y sus participantes.

Una de las imágenes más recordadas de la historia del boxeo

Una de las imágenes más recordadas de la historia del boxeo

El caso es que acabo de ver este documental (está colgado el YouTube en estos momentos) y me ha recordado a las sensaciones que me producen las partidas a esos juegos de mesa que podemos llamar épicos. Me vienen a la cabeza nombres como Here I Stand, Virgin Queen, República de Roma, Twilight Imperium… Estos juegos tienen unas características que impiden que sean jugados todo lo que nos gustaría. Generalmente son juegos que requieren mucho tiempo, mucho espacio y mucha gente, hablamos de juegos de duración superior a las 6-8 horas y para alrededor de 6 jugadores. Por tanto si eres capaz de echar 2 o 3 partidas de este tipo a lo largo del año debes sentirte afortunado.

¿Y qué tiene que ver esto con el combate de Ali y Foreman? Bueno, al igual que aquel acontecimiento transcendió por encima de un simple combate de boxeo, una sesión a estos juegos trasciende muy por encima de una partida a un juego de mesa. Los tiempos, la dimensión, las decisiones… todo es mucho mayor, adquiere una escala épica donde lo menos importante es quién gana, lo importante es el viaje, la experiencia, el desarrollo de los acontecimientos. Estas partidas duran mucho más de las 8 horas que comentaba, estas partidas empiezan semanas antes cuando comienzas a organizarlas y acaban mucho después cuando recuerdas con los amigos aquel inesperado desenlace.

El futuro del mundo está en tus manos

¿Serás capaz de dibujar el nuevo mapa del Viejo Mundo?

En estos juegos no importa demasiado si tu fábrica es la más optimizada o si tienes el mejor combo. Muchos de ellos son muy dependientes del azar e incluso tienen mecánicas que dejan bastante que desear, sin embargo, el poder sentirte Lutero por unas horas no tiene precio. “Cuando éramos reyes”… esa es la sensación que te queda en la memoria: Aquel día en el que la galaxia temblaba ante tu poder o en el que dominabas el senado de Roma. No te importan las tiradas de dados o el orden de turno. No, lo importante es haber sido parte de la historia.

Sé que estas líneas pueden parece un poco frikis de más. Pero supongo que los amantes de estos juegos épicos sabrán de lo que hablo. Desgraciadamente yo he podido probar muy pocos de estos juegos pero siempre me quedo con ganas de más y recuerdo la mayoría de las partidas como los eventos más importantes en mi vida lúdica.

¿Estás dispuesto a llevar a tu raza hasta la capital del Imperio?

¿Estás dispuesto a llevar a tu raza hasta la capital del Imperio?

Como último apunte hay que decir que estas partidas también tienen algunos peligros. Si topas con algunos jugadores demasiado competitivos que intentan optimizar al máximo sus movimientos o que llevan la diplomacia al límite de lo aceptable se pueden convertir en un verdadero infierno. Como consejo y como súplica: lo importante en estos juegos SÍ QUE ES PARTICIPAR, esto no es el Magic o el Caylus donde hay que desentrañar el alma del juego para lograr la victoria. No, lo importante es la experiencia, ser parte de la historia y hay que entender que es tan importante en esa historia el más poderoso Emperador como el último de los sometidos. Todos hacen su papel y todos serán recordados (algunos con más sorna que otros xD)

PD: ¿Se me nota que acabo de encargar el Twilight Imperium 3ed y que os estoy picando para una partida?

Anuncios

14 Respuestas a “Cuando éramos reyes (Juegos Épicos)

  1. gamesandco 14 enero, 2013 en 11:13

    Si, señor! Este es el espíritu de los juegos de “gran simulación” (me acabo de inventar el término 🙂 ) . Y eso es lo que hemos sentido jugando a este “grupo” de juegos. No puedo estar más de acuerdo contigo. 🙂

    ACV 8)

  2. JBascu 14 enero, 2013 en 12:47

    En mi caso, a estos juegos yo los llamo “Evento Social”, porqué sí, efectivamente, transciende la mera partida a un juego de mesa. Es todo un evento que lleva días prepararlo y que se va cociendo a fuego lento. Para luego saborearlo en mesa con buenos amigos, y debe ser con buenos amigos… café, puro, whisky. Me explico no?

    Hablaré brevemente de como cocino yo un Twilight Imperium 3. Tenemos un núcleo duro de jugadores, sus nicks: Starrider, Conman, Kemador, y yo WasQ, claro somos cuatro, así que normalmente elegimos unos invitados con tal de ser 6 o 5 jugadores, por supuesto tienen que ser gente de confianza, y ya hay uno que esta a punto de ser elevado al rango de núcleo duro. Una vez la invitación ha sido aceptada, pasamos a sorteo y hablar un poco de reglas vía mail. La cosa se va calentando y ya pasamos a jurarnos muerte eterna al enemigo, en mi caso Conman que es un llorón de tomo y lomo (y es que me hizo una jugarreta que pa’qué) y demás lindezas.

    Llega en día de la partida, normalmente quedamos a las 10 de la mañana, yo suelto la caja en medio de la mesa y como todos los del núclero duro, saben como guardo yo las cosas, se monta todo en un plis plas (pasa igual al recoger, todo en automático). Ruegos y preguntas, se explica a los invitados de que va la cosa y primeros turnos… aquí ya sale los típicos: “me muevo aquí pero me voy enseguida”, “no es nada personal”, “ese planeta es tuyo y este mío (siendo ambos del mismo sistema)”, y tal y tal… pura diplomacia en acción. Excepto si yo llevo los Mentak, en tal caso yo empiezo a hacer raids a diestro y siniestro (es lo que toca con los Mentak)

    Todo esto con calma, bien sentados, paciendo…

    Llega la hora de comer, y es costumbre salir a la calle para despejar las mentes y facilitar el intercambio de opiniones. Y aquí ya empieza las cosas importantes, se nos puede ver haciendo pequeños grupos de dos o tres personas cuchicheando, a distancia de los otros, o bien, si estamos juntos, unos breves susurros entre labios con mueca torcida “lo ves?”, “tu a donde vas?”, “Vas a atacar a Conman? me pone de los nervios su lloriqueo”. Comemos, no sé habla de la partida.

    Volvemos

    Y estalla la Guerra. Normalmente es así, el segundo o tercer movimiento ya es un ataque en toda regla. Seguido claro está de otros ataques, cual fichas de domino, que deja claro quien está con quien (aquí Conman ya se pone a llorar ostentosamente, el muy rata). Los invitados o se mueve deprisa o no salen en la foto… aunque normalmente como son jugadores de los buenos, ellos solitos se apañan muy bien. Aunque en la última arrasamos con uno de ellos quedando fuera de la partida, por suerte solo quedaba 2 turnos para el final y había fútbol después, le hicimos un favor

    Los últimos turnos vienen los combates de cortesía, es decir… ya que tenemos todo esto aquí y Starrider va a ganar no metemos en este sistema y eso que nos reímos. No es cuestión de haberse gastado esos recursos en un flota para dejarla flotando ahí en el vacío.

    Todo esto, claro, y pese a los pactados insultos y demás en un ambiente de cortesía y máxima caballerosidad. La guerra es una cuestión de honor, y el enemigo debe ser respetado (excepto Conman)

    Bellum Gloriosum!!

  3. Lethan 14 enero, 2013 en 13:23

    Plas, Plas, Plas.

    Estas navidades vengo de echarme 3 Dunes con los colegas de siempre, en modo torneo. En la última perdí partida y torneo por una puerca carta de traidor… podía ser cualquiera de mis Bene Gesserit, puro azar, y pura épica. Nos acordaremos mucho de semejante jugada, mientras que nadie recordará cuántas casillas movió el preboste en aquel turno en que te dejaron sin tu oro.

    Cada juego tiene su momento, sus grupo de juego y sus sensaciones.

    Gran entrada!

  4. Neiban 14 enero, 2013 en 14:05

    Jejeje, muy buena entrada.

    Pos aunque suene mu baratuno, yo recuerdo como épicas algunas de las partidas al Risk que echábamos en mi pueblo. A 6 jugadores, durando desde las 11 de la noche a las 4 o 5 de la mañana, con copazos de por medio, y ataques eternos pero muuuuchas risas, y momentazos de los que años dps nos seguimos acordando.
    Y eso q al risk hoy día no jugaría, pero lo recuerdo con un cariño muy especial.

    Un saludo!

  5. Corvus Corax 14 enero, 2013 en 15:12

    Pues si son partidas que te dejan extasiado y que recuerdas toda tu vida ludica. Pero desgraciadamente hay muy pocas ocasiones para incarles el diente, ya que poder quedar ya cuatro personas delante de un juego durante 8 horas ya en si es un hecho epico.

    raik no me piques que como pueda uno que se apunta.

  6. SaLaS 14 enero, 2013 en 17:38

    Será difícil que coincida contigo en fin de semana, pero si diera el caso, pe. en verano, cuenta conmigo.

    Respecto al comentario del Risk, recuerdo algunas partidas en casa, mis hermanos, primos y tios, yo era muy pequeño y no jugaba, pero me gustaba verlos. Como gritaban…ahora el único que juega asiduamente soy yo….siento que no se valora todo lo que el risk ha hecho por nuestra afición, y me gusta que haya salido en esta gran entrada. Esas sensaciones de las que hablas, o parecidas, se vivieron en mi casa hace mucho, y seguro que algo aportó para que esté aquí y ahora, respondiendo a tu “frikada”…

  7. cartesius 14 enero, 2013 en 22:25

    Grande, Raik! Como siempre! Me ha gustado el titulo del post 🙂
    Yo soy más de eurogames sesudos pero también me gusta jugar a estos juegos épicos de vez en cuando precisamente por lo que comentas. Todavía recuerdo ese HIS que echamos en tu casa durante todo el día. Pobre francés Drazen! 😀 Y nunca olvidaré la puñalada que me dieron en un Diplomacy jaja.
    Felicidades por el post! me ha gustado mucho! 🙂

  8. Propongounjuego 17 enero, 2013 en 21:22

    Hola raik,
    Amen a tus palabras sobre momentos épicos. Yo he tenido varios este año sobre todo con Juego de Tronos.
    Además por suerte he tenido de jugar una partida la Twilight Imperium y eso no se borra de la memoria. Estoy deseando echar otra. Gran resumen que ha hecho JBascu de la partida 🙂
    También tengo unas ganas brutales de probar Republica de Roma.
    Esos momentos inolvidables…
    Un saludo

    • raik 18 enero, 2013 en 08:19

      Yo estoy que me muero por echar una al TI3. Efectivamente Juego de Tronos tiene todos los ingredientes para dejar partidas en la memoria aunque yo sólo he jugado 1 vez a la primera edición con la expansión.

      De República de Roma tengo una partida a mis espaldas estas navidades. La partida fue muy rara por circunstancias ajenas al juego pero si te da la sensación de que el juego es negociación pura y dura. Quizá le vi un exceso de azar y eso que el azar no suele preocuparme pero vi a gente que se le murieron 3 de los 4 senadores que tenían por una epidemia y tuvieron que volver a empezar o_O

      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: