Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa

1989. El amanecer de la libertad.


El pasado 1 de mayo, que fecha más señalada, GMT Games puso a la venta su juego 1989. Dawn of freedom (1989.El amanecer de la libertad). Es un juego editado en los EEUU que repite la estructura y mecanica del Twilight Struggle, el superexitos ambientado en la Guerra Fría. Como señala su nombre, 1989 cubre los acontecimientos que llevaron a los paises del Pacto de Varsovia a liberarse del yugo soviético que habán sufrido en sus últimos 40 años de historia.

Realmente es un juego que despierta mi interes y a la vez mi escepticismo. Comparandolo, de manera inevitable, con el TS, uno no termina de ver algunas cosas que se han hecho. Para empezar la Guerra Fría sí que enfrento a dos superpotencias, mientras que 1989 fue el resultado de muchos factores. Queda bien en el imaginario occidental, y en el juego, ver un enfrentamiento democratas contra comunistas. Pero tal cosa no fue así. El fracaso soviético en la loca carrera por superar al capitalismo en su terreno, el nacionalismo, la burocratización y con ella la decadencia intelectual y moral de los cuadros gobernantes, etcetera, etcetera llevaron a que los llamados paises del este fueran en 1989 paises donde la gente como minimo vivía en la fustración. La fustración que supone vivir en una mentira. Aquella promesa de que el comunismo terminaría por llegar ya no se sostenía por ningun sitio. Cualquier gobierno que se precie debe ofrecer un mínimo marco donde las personas puedan realizarse como tales, obtener unos recursos dignos para la existencia, y por supuesto esto es  mucho más exigible para los gobiernos de inspiración marxista. Así 1989 fue mucho más el fracaso del socialismo real que el triunfo de la democracia liberal. Con todo estoy seguro que esas multitudes que saludaron en Praga, Bratislaba, Varsovia, Budapest, Bucarest y Sofia el fin de la era soviética si percibian que estaban asistiendo a “el amanecer de la libertad”, que ansiaban la prosperidad moral y económica.

Ahora han pasado 22 años y algo más ya sabemos. Sabemos que uno de los primeros efectos de la libertad fue la gran diaspora. Yo he conocido en España, sobre todo en madrid y la costa del levante a moldavos, rumanos, bulgaros y eslovacos (checos y hungaros no). Casi todos en el borde marginalidad, sobreviviendo en faenas del campo y de la construcción. Y por supuesto, la gran ironía, la  gran mayoria de ellos sin derecho a voto. Sin poder participar de la democracia que se supone comenzaron a vislumbrar en 1989.

En cuanto a los países y los que allí quedaron terminaron hace ya tiempo su transición brutal a la sociedad de mercado, aunque dejando fuera de juego cuestiones que nosotros echaremos en falta dentro de bien poco, como las pensiones, la educación publica de calidad, etcetera. A algunos les fue mejor que a otros, no es lo mismo la Republica Checa que Rumania, no es lo mismo Polonia que Bulgaria. En la mayoría de ellos gobiernan ahora partidos de profundo corte nacionalista, véanse los problemas de Hungría con una Unión Europea tildando a su constitucón de antidemocratica.

Y luego está nuestro contexto actual, la llamada crisis, 22 años despues de caer el muro, de la derrota del socialismo real, ha traído otras consecuencias impensables en 1989.

 Una vez pudieron acabar con el oponente burocratizado, esclerotizado, agotado en la inútil carrera de intentar superar a su openente capitalista en su terreno (crecimiento económico insostenible, militarismo, productivismo,..), el entramado politico financiero que mueve los hilos de la economia mundial no ha tardado ni dos décadas en desatar la maquinaria de la explotación salvaje del hombre por el hombre. Ya lo venian haciendo en todo el planeta, pero a dia de hoy ni la civilizada y próspera Europa se salva de las herramientas de subyugación del capitalismo: ajuste estructural, privatización, restricción del gasto público, recortes en políticas sociales, pérdida de soberania, etc.

Quizás hoy también estemos viviendo nosotros nuestro particular 1989. Un sistema en descomposición, la percepción cada vez más generalizada que vivimos en una mentira. Y no faltan movimientos como el 15 m, aparentemente inofensivos, pero que sirven para calibrar como están las cosas en nuestra sociedad.

Y una curiosidad, el derrumbe del socialismo tiene mucho de eso, de derrumbe, realmente pocos expertos pensaban que sucedería como sucedío. Pero la opinión publica occidental rapidamente fue concienciada de quienes eran los buenos y quien los malos. Rumania que había participado en los JJ.OO de Los Angeles de 1984 había recibido el aplauso unanime de occidente, pasaba a ser el más estalinista de los paises comunistas.

Y otro ejemplo, el más doloroso. Yugoslavia fue el único país cuya transición al capitalismo fue tutelado por el FMI y por gobiernos occidentales. El resultado, la guerra. Y no, Yugoslavia no era el único país multietnico de la Europa del Esta. Quizá todo esto hace cobrar relieve a la discutida figura de Gorbachov. Su decisión explicita de no hacer intervenir al ejercito rojo abría un camino. Que se recorrió de muchas y variadas maneras.

En 1989 podemos jugarlo, y quizá hasta tomar conciencia que la libertad y la justicia comienza expresando el anhelo de ella, en la calle. En 1989, y ahora en 2012. Y siempre.

P.s. No sé si lo he dicho ya. No me gusta “el amanecer de la libertad”, le habría llamado “el lapso de la libertad”.

Anuncios

Wargames, iniciación y tema


La guerra de los generales

Lo primero nada de lo que pueda decir aquí debe ser tomado como otra cosa como mi reflexión personal. Y como tal ha de ser tratada, voy a utilizar estas lineas para expresar mis dudas sobre las impicaciones del tema de los wargames. Son dudas y ninguna certeza. Supongo que a la mayoria de los que puedan llegar a leer estas lineas ni les interesan ni les importan, como debe ser. Pero ¿quien sabe? el hecho de expresarlas en “voz alta” puede que me permita exorcizar mis dudas. Como siempre esta entrada escrita como “reacción” a otras cosas que he ido leyendo estos ultimos días en la red (ahí se conforma mi extraño concepto de actualidad), no es una entrada elaborada, es una vez más el intento, la propuesta de un tema de discusión que muy posiblemente me interese a mi y a nadie más. O lo que es peor quizá mis dudas (o temores) sean caprichosas y no tengan base real.

Pero vayamos por partes, en el mundo de los juegos de mesa periodicamente se despierta el interes por los wargames, por los juegos de guerra de mesa, aunque no quiero discutir aquí que es un juego de guerra o que deja de serlo. Las definiciones, como ocurre siempre a la hora de definir los generos, hacen imposible que sean lo suficientemente precisas para que no exista una borrosa forntera donde se pueda ubicar un título determinado. Poco importa esto salvo a los más ortodoxos y aquellos que gustan (gustamos) de discusiones bizantinas, pero para proguesar en la entrada permitanme que el punto de partido sea definir como wargame a un juego que pretenda simular, o aparentar realismo, de un determinando conflicto, primando la cuestión militar sobre cualquier otro aspecto. Con esto quiero decir, que ni el ajedrez, ni el risk, ni el Twilight Struggle son wargames. Pero insisto no importa gran cosa que un juego tenga la etiqueta de wargame o no.

El wargame nº1 de la BGG, no es un wargame (foto de no me canso de jugar)

Y esa es la pequeña base desde donde creo que hay que empezar, la pretensión de realismo y que es un conflicto militar. Luego ya podemos hablar de iniciación, y aquí puedo uno vez más manipular el lenguaje a mi antojo. Y aplicar el termino iniciación de una manera antropologica. Como el paso de la infancia a la edad adulta. Como lo cuentan en la película “un hombre llamado caballo”. Una vez más exagero, pero a veces me parece que no tanto. Es habitual que los jugadores de wargames se den por importancia por el mero echo de jugarlo. Quizá como integrantes de una raza aparte, o como aqullos que superaron las terribles pruebas de inicación. Si en sociedades preindustriales los guerreros exihibán con orgullo las cicatrices del zarpazo de la fiera contra la que lucharon en su prueba de iniciación. Los “grognards” (o gruñones) como les gusta llamarse exhiben con orgullo sus cicatrices con forma de acronimos, WiF (World in Flames), ASl (Advanced Squad Leader) o ATR (Advanced Third reich). Por cierto, no esta de más de más señalar el gusto por la palabra “advanced” en el mundo de los juegos de guerra.

La dura iniciación en el mundo de los wargames

Todo esto me hace pensar que la verdadera iniciación no llega hasta que se juega a los llamados “monstruos” del genero, por muy injugables que sean. y por injugable entiendo tanto limitaciones de espacio ¿quien tiene un bunker  y una mesa de operaciones para desplegar tropecientos mapas?, de tiempo ¿de verdad se pueden jugar partidas de 200 horas? o simplemente mecánicas soporíferas ¿o nadie se aburre despues de que tu rival gaste 60 minutos en mover todas sus fichas?

Pero me alejo del tema, más allá de esas cuestiones, el genero existe, y ni mucho menos todos los wargames son injugables. Y bien puede ser que a alguien se le despierte la curiosidad. Por varios motivos. Los aficionados a este genero, aunque pocos, suelen hablar maravillas del genero. Y cuando se presenta un juego en sociedad, transmitiendo las sensaciones que provoca (incluida me parece que forma tacita la de que jugar un wargame es algo muy especial) se suele despertar la curiosidad. Pero no solo son las sensaciones, las guerras, aunque no son la parte fundamental de la historia, si que suelen ser los episodios más dramáticos de la misma, son las que mejor se adaptan a nuesta forma un tanto maniquea de interpretar la historia. Es normal que se despierte la curiosidad de alguien que tenga por aficionado a la historia.

En cualquier caso, por lo que sea, puede ser que alguien se encuentre tentado de probar su primer wargame, y como en tantas otras cosa, no se puede le puede dar demasiadas oportunidades. Así que la primera impresión es importante. A la hora de comenzar, o de iniciarse, o de conseguir la primera cicatriz, es importante disfrutar de un buen juego. Pero no solo eso, el juego debe incluir algunos de los varios elementos que parecen definir a los wargames como genero. Por ejemplo, en los wargames encontramos conceptos habituales como factorización de las fichas (combate y movimiento, pero no solo), zona de control, avituallamiento, linea de visión, moral, etcetera  y sobre todo, excepciones a las reglas de juego. No todos los juegos utilizan todos esos conceptos pero la mayoria sí utiliza alguno de ellos. Y casi siempre justificados por la pretensión de realismo. Por eso, creo, que se equivoca ACV a la hora de afrontar la cuestión de iniciación a los juegos de guerra. Tal y como lo veo más que una iniciación es una renovación del genero. No digo que no haya motivos para una renovación, sociologicos y culturales. Pero me da la impresión de que no es el camino, si es que lo hubiera, para disfrutar del hex&counter (definición que utilizo para hablar del wargame clasico). tampoco tiene mayor importancia, es un poco lo de Mahoma y la montaña, mientras ACV piensa que la montaña ha de ir a Mahoma yo al contrario. Si la iniciación supone el vaciado de contenidos a mi me parece que no me interesa tanto. Pero ya digo que esa es mi impresión.

En resumidas cuentas a la hora de iniciarse, habra que tener en cuenta

  • Mejor un wargame, que un sucedaneo. No sé si decir que el Memoir 44 es un sucedaneo, hay hexagonos, el terreno influye, y hay linea de visión.
  • Que el tema sea interesante para el que lo juega y le sea fácil recurrir a la epica. A mi me interesa mucho la guerra polaco-bolchevique pero seguro que hay gente que ni la conoce.
  • Que sepa que los wargames son exigentes, no dan satisfacción inmediata. Destroquelar, leer el reglamento, desplegar las fichas, hacer una primera partida de mierda despues de 8 horas por que olvidaste 27 excepciones, recoger las fichas, volver a leer las reglas, volver a jugar, volver a olvidar 15 excepciones, y así for ever.
  • Que es muy posible que no te gusten, mejor ahorrar tiempo con juego que sepas que estas ante un wargame que uno te genere dudas y des más oportunidades a algo que no es lo tuyo.

Y ahora debería acabar con la clasica lista de wargames recomendados siguiendo esos criterios. Tal vez la publique, pero no será aquí, será en la bsk.

Y para terminar, el tema, pero no en el sentido de que hablar Raik en su última entrada de Punto de Victoria, los wargames normalmente tienen unas mecanicas menos asfixiantes que los eurogames, y son más el soporte que la esencia del juego en si.

Pero el tema de los wargames es la guerra. Vaya tema. Menudo tema. Es complicada esta cuestión, y me resulta chocante despues de tanto tiempo jugando wargames. El ejemplo habitual al que recurro que es el del soldado de La chaqueta metalica con el simbolito de la paz grabado en su casco de guerra. Una contradicción de esta sociedad contemporánea. O me refugio pensando que el monopoly no provoca ¿ni alienta? la especulación inmobiliaria. O que los wargames son una actividad neutra que no promueve el militarismo ni el pacifismo. Pero no estoy muy seguro al fin y al cabo lo que se refleja es la visión que tienen de la guerra los generales, fichitas en sus mapas dispuestas a ser mandados. Quizá sea por eso que los juegos más disfruto sean los que introducen en algún momento alguna variable política o económica, como suele ocurrir en los juegos de guerra que han incorporado cartas a sus mecanicas, y ya no es solo cosa de desplegar, mover y disparar. (me viene a la memoria en este punto de la carta del Paths of Glory “French mutiny” y me aferro a ese recuerdo).

Es muy probable que este desasoiego venga de dos frentes, de una parte un afiche de La liga internacional de los combatientes por la paz. Una asociación de origen francés que surgió tras la primera guerra mundial, y que tras lo horrores de la misma, lo tenían muy claro:

¡Niños, no juguéis a la guerra! Padres si queréis que vuestro hijo viva, prepara el desarme moral. Suprime los juguetes militares.

Yo ante esta proclama me quedo sin argumentos, vale que se puede decir que va dirigido a los niños, y se supone que los adultos tenemos las cosas lo suficientemente claras como para decir nunca más a una guerra. Pero aún así, me da que pensar.

Y no sólo eso, ayer mismo en la red descubría que existe una video instalación documental en Reus que se llama “wargames” de este mismo año, donde cuentan la historia de un joven que pasa del ejército español a una empresa privada de mercenarios. Pincha el enlace para ver el trailer (no se puede colgar directamente en el blog).

wargames-docu-5836514

Espero que no sean más que paranoias mias, pero ¿existe el riesgo? ¿el riesgo de banalizar la guerra de hacerla atractiva?. A veces pienso si no sería mejor cambiar de afición, o de tema. ¿y si me paso a los juegos de trenes que son preciosos? Ah que se trata de invertir y apostar, gestión economica, “empresario sin escrúpulos y especulador”. Si al final tendrá razón Joshua y habrá que jugar al ajedrez, o el parchís.

Blogosfera y la saturación informativa.


Es uno de mis temas preferidos, la comunicación de una forma de cultura, los juegos de mesa. Intentó aprender como llegar al “publico”, que cosas contar, como hacerlo. Intentar dar un sentido a la opinión. No es algo muy habitual en los juegos de mesa, al menos en mi percepción. Descubro que la opinión es algo que se suele evitar, lo cual me parece que contradice un tanto la naturaleza de un blog personal.

Por otro lado me llegan a mis oidos, dos afirmaciones, de un lado la saturación, lo mucho que cuesta seguir la “actualidad” de los juegos de mesa. Es dificil un poco definir que es esa actualidad pero me imagino que son tanto las novedades como las iniciativas y polemicas que rodean a este mundo. Por otro lado la frase “surgen blogs como clones”. Donde la idea es que practicamente leemos lo mismo una y otra vez en la blogosfera (y en las redes sociales).

Ya digo que reflexionar sobre estas cuestiones no es algo muy habitual en el mundo de los juegos de mesa, pero ayer mismo, y gracias a twitter descubrí que el mundo del rol tiene parecidos problemas, pero a diferencia de los aficionados a los juegos de mesa los del rol si parece que les guste reflexionar sobre la cuestión.

No me extrañan demasiado las coincidencias son  aficiones con más de un punto en comun, más o menos minoritaria, y que de la red ha hecho su lugar predilecto. No sé el numero exacto de blogs de juegos de rol, ni de juegos de mesa. Pero como ya digo ayer leí tres entradas que, a mi juicio, bien podían ser dedicadas al mundo de los juegos de mesa. Salimos en la portada de Itunes (Nexo de Caminos), Es una mierda (La frikoteca),  Endogamia, el gen recesivo del mercado delos juegos de rol (El opinometro). Todas escritas entre el 18 y 24 de este mismo mes.

Son tres entradas muy recomendables y es mejor que las leaís vosotros mismos, pero voy a destacar algunas cosas de las que he leído, por ejemplo Nexo de Caminos se queja de que se puede pasar 3 días seguidos leyendo la misma noticia o que la repercusión de segun que cosa apenas si merece la atención. La frikoteca se queja de blogs como “cortizos” erigidos en honor de un ego con pretensiones de guru y El opinometro deja bien claro que en el mundo del rol la critica no es bien recibida, y se lleva el “jabón en la espalda”, y da un buen motivo  “Somos tan pocos que es como criticar a alguien encerrado con él en un armario cerrado”.

Son solo algunas de las cuestiones, y hay más importantes, se habla de la posición que ha alcanzado el aficionado en el mundo del rol, de las politicas editoriales, etc. A mi me han llamado la atención por que son artículos de opinión, donde se critica. Y no por eso alcanzan la categoria de guru. Aquí en los juegos de mesa si se critica algo se tiende a calificar de guru, como si el seguidismo fuera lo más saludable. Y precisamente es opinión lo que más echo en falta en la blogosfera de los juegos de mesa. Y por opinión entiendo muchas cosas, desde la reflexión sobre tal o cual realidad a el analisis de un determinado juego desde el conocimiento.

Realmente opinar es más dificil que informar, al menos para opinar con cierto criterio. Por ejemplo opinar sobre un juego exige conocerlo, y para esto hay que jugarlo ¿cuantas guias estrategicas al estilo de la que hizo Cartesius para el Twilight Struggle hay en la red? Pocas. Realmente exige mucho menos esfuerzo el ampliar el eco, recoger noticias que elaborar una entrada de opinión.

La blogosfera parece que no es más que un reflejo de la sociedad que nos ha tocado vivir, más atenta a la novedad que a la profundidad o la calidad. Con mucha información pero poca útil y repetida. Y ¡ay de aquel que se escape de la linea! Será condenado por guru que desea lavar la cabezas e implantar tendencias.

Lo dicho si te interesa el tema leete las entradas de más arriba, están muy bien escritas e invitan a la reflexión. Yo estoy en ello, una vez más primero disparo y luego pregunto.

Recomendando un juego.


La “revolución cultural” de la bsk, de la que hablaba en la entrada anterior, empieza a dar sus frutos, en el foro en lugar de blandir los libritos rojos de Mao empezamos a blandir listas de juegos y de que juegos deben aparecer y cuales no. Juegos que se deben tener, juegos de guerra para comenzar, los juegos que se deben tener,los mejores juegos de destreza, etcetera.

Hasta yo me he animado a animarme a hacer una, wargames de iniciación. Y digo lo de “animar a animarme” por que tan solo he realizado un esbozo que me comprometa publicamente a realizarla. Que estoy de un vago que para que.

Pero me topo con que hay dos conceptos delicados, recomendar e iniciación. Cada uno con su particular problemática aunque con algun punto en comun, así en la red y desde un lugar tan lejano como el otro lado de la pantalla del computador ¿Cómo se recomienda algo a quien se conoce? o ¿que entendemos por iniciación? ¿es necesaria la misma a la hora de jugar a juegos de mesa?.

Lo primero para recomendar un juego es necesario tener un poco de cara, creer que lo que uno dice puede servir de ayuda a alguien. Pero eso no quita una premisa importante, para recomendar un juego hay que haberlo jugado. Por ejemplo, en mi caso me he descubierto pensado en incluir tal o cual juego que no he jugado pero he leído por alguna parte que es un buen juego, que es asequible, y cubre una mecánica, o un tema que es importante en el mundo de los wargames, o simplemente es original e innovador pero del que no tengo ni pajolera idea. Y aquí se instala mi dilema ¿es justo incluir en la lista de recomendaciones un juego que no he jugado pero del que tengo buenas referencias?

Yo creo que lo más justo a la hora de recomendar, no vaya a ser que alguien te haga caso y se compre el juego, y eso es siempre una responsabilidad,es  transmitir el entusiasmo que te transmite un juego y dejar claro el por que. No es garantía de nada pero al menos amortigua el peso de la pregunta ¿y si no le gusta?.  Y en el caso de los wargames se añade un problema, que son juguetes belicos, más que “simulaciones históricas” como gusta llamarlos. Que quede bien claro eso, vamos a jugar en muchos casos durante unas horas a ser generales mandando soldaditos de aquí para allá y en otrosa a ser  sufrida “carne de cañon” intentando sobrevivir al campo de batalla. Sea como fuere ofrecen un visión parcial e incompleta de lo que es la guerra. Luego lo podemos adornar como queramos, y desde luego y de la misma manera que jugar al Monopoly no nos convierte en especuladores inmobiliarios jugar un wargame no nos convierte en militarista. Pero hay que tener cierto cuidado. Y por eso, por qué en mi caso me acerque a los wargames terminando la infancia, con los geyperman y los sobres de soldaditos todavía calientes. Había un entorno cultural que propicio el encuentro, y a veces, siempre en la red, cuando leo a curiosos preguntar por los wargames no sé si la estaremos cagando, por recomendar a quien no sentira ni fu ni fa por ellos a la hora de jugarlos.

Pero en realidad todo esto tiene una solución muy sencilla y que nunca esta de más insistir en ella. Antes de comprar, pruebalo. y en seguida sabrás si esto de los wargames es lo tuyo. Si por la propuesta ludica que ofrecen, por el colorido histórico que proponen o por que te sientes bien haciendo de napoleón.

Estos son algunos de los dilemas que se me plantean a la hora de recomendar un juego, luego están los más tecnicos, como el momento histórico que reflejan, la mecanica de juego que utilizan para simularlo, el numero de jugadores o el precio y el idioma del reglamento. Seguro que son los más importantes, pero al menos en mi caso me dan menos quebraderos de cabeza.

Y luego está el tema de la iniciación, cuestión que también tiene el defecto de no saber quien es el que se inicia. Y esto lo digo por que los wargames son juegos exigentes, reglamentos largos, sesiones a veces maratonianas,normalmente idiomas extranjeros y colocaciones iniciales farragosas. Pero lo realmente complicado es visualizar el juego, o tener muy claro como funciona la secuencia de juego, si se logra está esto un wargame es sencillo de aprender a jugar. Luego habrá quien le guste o no, quien se aburra con la propuesta y quien no. Por eso creo que lo más importante a la hora de iniciarse es hacerse con un juego que o bien tengas a alguien que te lo explique o bien el reglamento sea lo suficientemente claro para que veas el juego y no te desanimes. Por eso pienso que la curiosidad no es suficiente, alguien que sienta un flechazo por los wargames hará todo lo posible por ver el juego, mientras que un curioso quizá lo deje por imposible. En mi caso el salto de los juegos NAC al Third Reich de Avalon Hill casi resulta traumatico. Ni sé las veces que me leí el reglamento, lo ponía boca abajo, boca arriba de lado, pero no veía el juego. Pero ahí entró la perseverancia, normal me había gastado en un juego lo de cuatro años juntos y había que sacarle partido, una cosa que quizás hoy se ha perdido con una oferta lúdica más amplia y asequible.

Pero iniciarse no significa que el receptor sea imbecil, inicarse al menos en mi opinión significa que un jugador se encuentre con conceptos de juego que sean habituales en los wargames y no tanto en otros. Recurro una vez más a un ejemplo, el suministro casi siempre aparece en los wargames, normalmente muy simplificado. Aunque hay que juegos que no tanto. Es bueno que aparezca, pero que tenga un peso mínimo en la mecanica de juego (no tanto en la estrategia o tactica a seguir). Quizá esto lo diga por que aun reconociendo su importancia calcular el desgaste y el suministro, las fases administrativas de los juegos, son lo que menos me gusta.

Y es que al final es eso cualquier cosa que diga o recomienda es fruto de mi gusto personal, aunque realmente creo que se puede hacer cierto ejercicio de ponerse en lugar de una tercera persona e intentar recomendar juegos, o wargames como he insistido en la entrada. Pero podía ser cualquier otro genero. Por eso pienso que en general es injusto llamar a las recomendaciones elitistas, no recomiendo ferraris, ni recomiendo juegos que sean dificiles de encontrar. Y sobre todo me gustan.

Y si alguna vez alguien juega, o peor aún, se compra un juego que yo recomiende, que se pase por aquí y mente a mis muertos si le ha decepcionado profundamente. Pero que me diga por qué, sabiendo que el silencio me cuesta tanto mantenerlo intentare mejorar mis recomendaciones. Que no sé si lo he dicho deben dejar lo más claro posible ante que se encuentra un posible jugador.

Y una última cosa, en los juegos de mesa, como en los libros, las películas es perfectamente posible que un juego del que se hable mucho y bien no os guste, por mil motivos diferentes. En realidad nadie lee el mismo libro, ni ve la misma película ni juega el mismo juego. Todos ponemos un poquito de nuestra parte y hacen de la experiencia algo diferente. Nadie os conoce mejor que vosotros mismos (salvo quizá el psiquiatra) haced caso de vuestro criterio.

Wkr y la revolución cultural (en la bsk)


Para que luego digan que las ferias no sirven para nada, tres días de feria en Granollers y el últimamente anodino panorama lúdico se revoluciona.  Han bastado dos intervenciones de wkr en la red para remover los cimientos. Primero una entrada sobre los juegos de mesa y su divulgación y hoy casi sin solución de continuidad una autentica llamada a la acción y participación en el foro de la bsk, que va desde la depuración de los hilos más superfluos del foro a la resurrección de la revista Token

Resulta curioso y hasta chocante, leer dos intervenciones tan dispares, en la primera casi se dice que casi la unica aspiarción legitima es limitarse a jugar, que divulgar y promover debe ser labor de editoriales. Una cosa que limitaria la opciones a aficionados que ni más ni menos disfrutan de los juegos, aficionados que son evgenlizadores ludicos y aficionados que son o aspiran a ser parte del negocio de los juegos de mesa. ¿Y donde queda wkr, en sus palabras un agitador lúdico? Evangelizador lúdico ni la quiere ni hace gran cosa por ello, siempre recalca que cada uno debe hacer lo que le guste. Y si alguien le considera guru, pues es más culpa del que le tome por tal que de él mismo. Un aficionado que limita a disfrutar de los juegos no se lo cree ni él, y si no ahí está su propio curriculum lúdico en su diario. Y desde luego está en las antipodas de ser alguien que aspire a ser parte del negocio. Por mucho que no le guste a alguien, la bsk le podría dar dinero (ni idea de cuanto) incluso podría haber publicado alguno de sus juegos. Pero así es él, uno de las figuras más importantes, y controvertidas en esto de los juegos de mesa.

Yo, hoy, 22 de mayo, quien sabe como lo hare mañana le veo como a una suerte de Mao, de los juegos de mesa. Una mezcla de carácter, iluminación y rebeldía. Que levantó de la nada una comunidad en torno a los juegos de mesa y ahora, cansado de la forma que ha tomado, se dispone a sacudirla. A agitarla. Una autentica revolución cultural a la china. Mao se zambulló en el río Yan Tse, demostrando a la sociedad china que todavía tenía mucho que decir, que nada de darlo por muerto, y se apoyó en los jovenes guardias rojos para acabar con las provectas camarillas del partido comunista chino. Lo nuevo debía acabar con lo viejo que había anquilosado su obra.

Y wkr, como Mao, acomete la renovación, o agitación en sus palabra de un viejo foro como es la bsk. Me gusta el mensaje ,está destinado a los que tienen ganas de hacer cosas, supongo que más por los nuevos que quizás no sientan con “prestigio” suficiente pero espero que respondan a esta apelación a borrar lo viejo y crear lo nuevo. Yo le acompaño en el viaje ¿por qué no? más de una vez me he quejado de lo esclerotico que está el foro. Y creo que desde los tiempos de aquel concurso semanal de creación de juegos, wkr se había limitado a mostrar escepticismo sobre los juegos de mesa. Todo lo que surgía parecía que no era de su agrado. Y ahora vuelve a coger el mando, me imagino que hasta que se aburra. Pero hay que aprovechar el tirón, desde luego demuestra un capacidad de convocatoria que ningun otro tiene en esto de los juegos de mesa en la red. Yo intentare estar a la altura y acompañarle en esta agitación, la ocasión y el foro, la bsk, lo merece.

Toc, toc ¿se puede?


toc, toc

– ¿se puede?

silencio, no hay nadie.

Vaya estos chicos de Punto de Victoria me han dejado las llaves de su blog, pero no hay nadie para recibirme, ni para presentarme. Pues lo hago yo mismo, que se den cuenta de a quien han abierto las puertas de su casa.

Hola, mi nombre de guerra en la red es Lev Mishkin, quizás si eres habitual de las paginas de juegos de mesa te suene de algo. Y ahora, hasta que me echen, formo parte del blog Punto de Victoria. Ayer echaba de menos tener un espacio en la red donde lanzar diatribas esporadicas y Cartesius, Pablo y Raik, muy amablemente me han cedido parte de su espacio. ¿encajaré? espero que así sea, Punto de Victoria es un blog que habla de juegos de mesa, desde estrategias a criticas pasando por aspectos socialogicos del mismo, como justificar la compra del enesimo juego en casa. Pero mi tendencia es a irme por la tangente. Así que si veís algo que os hace torcer el morro, fijaros en la firma, es muy probable que sea la mia.

¿De qué hablare yo? Pues no lo tengo muy claro a largo plazo. La ventaja de ser un blog a ocho manos es que se puede tomarlo con cierta calma, así que en principio lo utilizare como lugar donde dar cuenta de cosas que me llamen la atención y me den ganas de responder con más o menos extensión o en las que participe. Hoy por hoy me dan ganas de empezar o bien con la feria JugarxJugar de Granollers y ese pedazo juego que he descubierto, que es el Goa, o con extenderme en responder a wkr y su entrada en su diario  Los juegos de mesa y su difusiónUna entrada discutible pero para mi estimulante, no es habitual encontrar entradas de opinión en los juegos de mesa. ya veremos. Así que un saludo a todos y no os perdáis la última entrada de Raik,  Cuando el precio se vuelve relativoque quizá la mía tape o desplace en los agregadores de noticias y pase algo despercibida, cosa que no me gustaría que ocurriera.