Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa

Archivos por Etiqueta: Carson City

Evasión Y Victoria


Sí, ya lo sé. No me he matado pensado el título de la entrada. Y para colmo, teniendo en cuenta el de mi último artículo, seguramente suene monotemático, ¿verdad? Bueno, que no se me espante la parroquia que no redundaré en el tema. Soy un bloguero ñoño, pero con dignidad.

Película Evasión o victoria

Soy un comeollas desde que tengo uso razón, y aunque no puedo negar que el aburguesamiento ha mermado mi capacidad cognitiva, ya se sabe que el que tuvo retuvo. Así que llevo un tiempo dándole vueltas a lo que suponen los juegos de mesa para mí. ¡Ahí es nada!.

Efectivamente, a estas alturas más de uno se habrá dado cuenta ya de que éste NO es el 3º volumen de estrategias del TtA

Además de los juegos de mesa, el snowboard es otra de mis grandes pasiones. Una de las muchas razones por las que amo este deporte es por su inmensa capacidad para evadirme. Alí arriba, a más de 2.700m de altura, pegado a mi tabla, encaro la pista, me deslizo y ¡zas! ¡Adiós Euribor! ¡Adiós problemas del curro, jaquecas, lo que sea! De repente esas montañas nevadas hacen de pantalla que repele mis preocupaciones como la crema que me unto para protegerme de las radiaciones del astro Sol.

Pirineos nevados

El pasado miércoles, el día de la semana cuando hay sesión de tarde en Clandestinos, me llama mi buen amigo Raulo, que lleva una temporada estresado por una serie de movidas personales, para preguntarme si puede apuntarse a la sesión para olvidarse del mundo por un tiempo. “¡Claro!”, le respondo de forma automática. “¡Ya verás como te evades y te echas un buen rato!”.

Los malditos Clandestinos son (somos) unos power gamers encubiertos y no dieron mucha oportunidad a un pobre Raulo indefenso en las desérticas praderas de Carson City. Mi buen amigo, mi maese, quedó el último en la partida pero le vi salir más feliz que cuando entró en la sala de Clandestino. Me alegré mucho por él pero confieso que más aún por este hobby.

Carson City
Y es que algunos, como el bueno de Xai, se pierden en sus imaginaciones pisando uvas, comprando los mejores viñedos y presentando los mejores caldos en una feria cuando juegan a un Vinhos. Y otros, como un servidor, activamos el modo Matrix para intentar descifar las mecánicas y reglas del juego que nos permitan componer las piezas del puzzle cuyo reto mental tenemos delante. Alicias o Neos,  de lo que no me cabe ninguna duda es que ambos, de una manera u otra, nos sumergimos en el juego, desconectamos del mundo real, paramos el tiempo y conseguimos, aunque sea por un momento, evadirnos de nuestros problemas cotidianos. Y ésta es para mí una auténtica victoria.

Matrix

Dedicado a mi amigo Raulo, para que se anime y no se evada de nosotros.