Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa

Archivos por Etiqueta: reglamento

¡Toda la vida jugando mal!


Si bien hay juegos que por su diseño son más rejugables que otros, hay un factor externo que afecta considerablemente a su rejugabilidad: el resto de jugadores con quiénes compartimos mesa. Ésta es una de las razones por los que me gusta jugar con distintos grupos.

Otro argumento es poder aprender estrategias nuevas y diferentes estilos. Muchas veces creemos haber descubierto todos los secretos de un juego hasta que lo probamos con otras personas y… ¡zas! resulta que ni esa estrategia era tan buena, ni ese otro camino tan malo. Me encanta cuando esto ocurre porque disfruto mucho aprendiendo con los juegos.

Pero el motivo que realmente me ha llevado a escribir esta entrada es para hablar de esas situaciones que todos, los que más y los que menos, hemos experimentado alguna vez, por mucho que nos empeñemos en negarlo. Me refiero a ese fatídico momento en el que descubres que no estabas aplicando una regla bien o que sencillamente ignorabas. Ese momento en el que dices: “¿cómo? ¿que eso es así?”. Y aún incrédulo lo niegas como un hereje: “¡no puede ser!”. Hasta que al final, después de releer y comprobar el reglamento, te derrumbas y confiesas… “¡¡llevo toda la vida jugando mal a este juego!!”  😀

Cereales y hortalizas del Agricola

¿Sabías que para plantar cereales y hortalizas en Agricola las tienes que tener antes en tu reserva? ¿Sí? Pues yo no (foto BGG)

A pesar de mi devoción de explicador de juegos y de mi gusto por leer los reglamentos, no puedo ocultar que en mi historial lúdico tengo varios expendientes de esta índole. El caso más clamoroso que recuerdo fue charlando sobre el Agricola con mi amigo Jesús de La Última Rápida. Yo comentaba que no entendía la utilidad de las acciones Coger un cereal/hortaliza, y él me iluminó advirtiéndome de que para sembrar cereales y hortalizas en los campos es necesario tener estos recursos previamente en tu reserva personal, y lo que yo hacía era cogerlos directamente de la reserva general. El chasco fue mayúsculo pero como procuro ser optimista, la parte positiva fue que por fin pude explicar la utilidad de aquellas acciones así como otras profesiones que antes no veía, aunque el agobio para alimentar a la familia iba a ser mayor ahora 🙂

Cuando se trata de un juego que es una novedad en el mercado, tener un desliz con el reglamento es algo casi normal. Pero cuando se trata de un juego al que le has dedicado mucho tiempo, la sorpresa te puede dejar un regusto amargo, como fue mi caso. Al ocurrir en mi primera etapa jugona, donde apenas contaba con dos o tres eurogames en mi colección, en mi grupo de juego habíamos jugado al Agricola como unas 287.394 veces. Así que os podéis imaginar la cara gilipuertas que se me quedó aquel día 😀 Han pasado ya como un par de años desde entonces y a mi amigo Jesús todavía se le escapa una “sonrisita” cuando recordamos aquella charla.

Por supuesto ésta no ha sido la única vez que se me han subido los colores descubriendo que aplicaba mal el reglamento. En la asociación Clandestino somos unos expertos en inventar lo que con sorna llamamos Variantes Clandestino, que no son otra cosa que muestras de ingenio para “maquillar” algunas reglas, especialmente de las nuevas adquisiciones.

Pero como decía antes en esta entrada, apuesto a que tampoco soy el único al que le ha pasado esto 😉 Así que para hacer el post más participativo, os animo a todos los que lo hayáis leído a que confeséis vuestros mayores deslices aplicando mal el reglamento de algún juego.

Yo ya he confesado. Os devuelvo ahora el turno a vosotros. ¡Venga, “game explainers”! ¡¡Salid del armario!! 😉