Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa

Archivos mensuales: agosto 2012

Crónica Literaria: El Día D. (D-Day Dice)


Battle Map N-02

Normandía, 6 de Junio de 1944

0817 Sector Easy Red

Aquello no se parecía a lo que habían entrenado meses antes en Tiger. Aquel cascarón de metal se batía contra el oleaje de forma brutal, todavía no estaban ni siquiera cerca de la playa y los treinta hombres que se amontonaban en la lancha de desembarco estaban empapados y completamente descompuestos por el oleaje. Según se iban acercando se podía escuchar cada vez mejor el ruido de los bombardeos y del fuego de artillería. Estaba amaneciendo y la playa se encontraba cada vez más cerca, de hecho, cada vez que la lancha cabeceaba se podía vislumbrar a través de la neblina que el combate ya había comenzado ¡y parecía que estaban ganando! Aquellos hombres sólo querían llegar cuanto antes a la playa y salir de aquella balsa de mierda para unirse a sus compañeros y patear el culo a aquellos jodidos boches!

Sin embargo cuando estaban llegando a la playa aquella sensación se les quitó de la cabeza. El timonel acababa de dar el aviso para el desembarco y de un momento a otro se abriría la trampilla. Dentro de la lancha no había ni un solo ruido, sólo el de el motor luchando contra el oleaje. Sin embargo en el exterior era otra historia, se podían escuchar decenas de gritos diferentes, la mayoría desesperados, pidiendo ayuda entre el silbido de las balas. Eran sus compañeros, estaban muriendo por centenares.

Entonces llegó el temido momento, el timonel dio la orden y se bajó la trampilla. Los siguientes segundos les parecieron horas, la mayoría de aquellos hombres murió sin apenas haber dado un paso fuera de la lancha. Los disparos venían de todas partes y allí no había donde cubrirse. Los pocos que pudieron saltar de la lancha descubrieron que les habían ordenado desembarcar demasiado lejos de la costa y los pesados equipos que llevaban les arrastraban hacia el fondo. Los pocos que llegaron a la playa tuvieron que deshacerse de la mayor parte de su equipo y cuando por fin pudieron vislumbrar algo entre la neblina aquello no se parecía nada a lo que habían estudiado en los mapas, ¡aquello no era Easy Green! ¡¿Dónde coño estaban?!

No había tiempo para pensar, avanzaron los primeros metros en busca de una zona con algo de cobertura donde aguardar la llegada de más refuerzos. Avanzaron hacia la zona más oriental de la playa y recogieron parte del equipo de sus compañeros caídos. Aunque iban llegando hombres poco a poco no eran suficientes para hacer frente a aquellas defensas pero al parecer los oficiales sólo sabían decir una palabra: “¡Avanzad!” Así que aquellos hombres tuvieron que avanzar a ciegas contra un enemigo invisible pero mortal y sin apenas equipo ni apoyo.

Cuando llegaron al sector central de la playa el fuego de una MG les castigó enormemente. Tuvieron que refugiarse en el interior de un gran cráter lleno de cadáveres de sus compañeros. !Parecía que aquellos hijos de puta de la fuerza aérea lanzaban sus bombas sobre su propio ejército! Aquel espectáculo desolador sin embargo tenía una parte positiva, lo que se conoce como “el regalo del hombre muerto”. Consiguieron hacerse con una gran cantidad de equipo y se unió a ellos un explorador.

Aquel hombre les preguntó que compañía eran y cuando le dijeron que pertenecían a la compañía E del 116º abrió los ojos con incredulidad y les dijo “Estáis muy lejos de donde debéis, esto es el sector Easy Red”. En cualquier caso aquello ya no tenía remedio, debían avanzar cuanto antes y asaltar aquel bunker al final de la playa. En cuanto se pusieron en pié para entrar en el siguiente sector aquel explorador recibió un balazo en la cabeza que le atravesó el casco y cayó a plomo sobre la arena. El único hombre que había mostrado algo de claridad, había muerto.

Cada vez que avanzaban el fuego enemigo se hacía mucho más intenso. Tenían muchísimas bajas pero también comenzaban a llegar los refuerzos de forma más o menos regular. Decidieron seguir avanzando y atravesaron un campo de minas que causó estragos entre sus filas. Cuándo el médico corrió por la playa para auxiliar a un compañero herido, una mina explotó bajo sus pies y desapareció en el aire, nada quedó de él.

Ya estaban bajo el bunker enemigo e incluso podían oír a aquellos boches gritar desesperadamente órdenes y contraórdenes. No les entendían pero sí descubrieron una cosa, ellos también estaban aterrorizados. Aquella sensación les armó de valor y decidieron lanzar el asalto definitivo. Tras un intenso combate en el interior consiguieron tomar la fortificación sin hacer un sólo rehén, todos los alemanes perecieron en el interior de aquella tumba de hormigón. Muchos más compañeros yacían sobre la arena de Omaha.

Calidad sin hype: 51st State y The New Era (y variante en solitario)


En este mundillo hay juegos que aparecen y son un éxito inmediato, ya sea por el hype, por la promoción o por merecimiento propio. Sin embargo hay otros juegos que aparecen y que sin hacer mucho ruido van consolidándose y, gracias al boca boca, entrando cada vez en más colecciones. Además es el tipo de juego que te deja fascinado cuando lo pruebas porque supone una sorpresa positiva, piensas: “¿cómo no he oído hablar más de este juegazo”. Es como cuando ves fútbol, si ves jugar a Messi te quedarás fascinado por su nivel y calidad pero si ves a un jugador desconocido en una liga rara y descubres que es un crack y que destila calidad por todas partes sientes una satisfacción aún mayor, has descubierto algo que los demás ignoran. Me recuerda a cuando empecé a leer juego de tronos hace la tira de años (¿10?) y pensé “esto acabará siendo un éxito”.

Para mi, este es el caso de 51st State y su secuela/expansión The New Era. No diré que han pasado sin pena ni gloria durante los últimos años porque creo que no sería exacto. Creo que han sido juegos de éxito contenido, sin desmadres, sólidos. Ahora mismo se encuentran en los puestos 416 y 551 de la BGG, desde luego nada espectacular y creo que algo lastrados por una primera edición del 51st State con pésimos componentes (faltaban tokens!!) y un manual digno de una peli de Tim Burton. Sin embargo creo que todos aquellos que los prueban descubren unos grandes juegos, muy adictivos, muy sólidos, con muchísima profundidad estratégica. No voy a reseñarlos en profundidad porque hay otros artículos en la red que lo hacen mucho mejor de lo que yo lo haría, por ejemplo:

Creo que la comparación con un exitazo como Race for the Galaxy también les ha perjudicado bastante. No creo que se parezcan demasiado más allá de que ambos son juegos de desarrollo a través de cartas. Sin embargo para mi RftG es infinitamente más abstracto, parece una especie de puzle y además adolece de un síndrome de coitus interuptus brutal ya que cuando el juego alcanza su apogeo y todo comienza a funcionar se acaba, pero es que además se podría haber acabado 3 rondas antes porque el gordito de camiseta negra y barba de 5 días que tienes sentado en frente ya ha conseguido el combo genial y lo estrujará una y otra vez hasta el final.

Se acabó! – Vía : http://www.desmotivaciones.es

La serie de 51st tiene un desarrollo más lento, las partidas son más largas pero sí te dan la sensación de tener un inicio, un desarrollo y un final. Unas mecánicas novedosas y una ambientación genial hacen que para mi sean juegos redondos.

Ahora como regalo os diré que, por si no lo sabíais, hay unas reglas para jugar en solitario publicadas por el propio diseñador y que se pueden encontrar aquí: http://boardgamegeek.com/filepage/63518/51st-state-solo-variant-en

Si alguna vez te has visto haciendo algo así te recomiendo que pruebes esta variante

Explicación rápida:

  • Se juega a conseguir la máxima puntuación posible en 6 rondas
  • El draft varía: Se roba una carta y si te gusta te la quedas y si no la descartas y coges otra pero te tienes que quedar con esta última por narices. Este proceso se repite tres veces al inicio de cada turno.
  • Se hace un mazo con cartas 3 de Open Production (cartas de otros jugadores que puedes usar tú) del que se juega una al azar cada turno. Además al inicio de cada turno se roban 3 cartas del mazo y si aparece alguna de Open Production se añade a las demás.
  • Y ya está…. Ningún cambio más y puedo asegurar que funciona y, sobre todo, que es adictivo y divertidísimo.

Bueno, lo dicho, que a veces hay juegos que sin hacer mucho ruido van consolidándose y se convierten en verdaderas joyas lúdicas.