Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa

Archivos por Etiqueta: labsk

Shut up and take my money!


Tras un tiempo escribiendo los típicos posts de bloguero moñas (que si juegos para jugar en solitario, que si impresiones de partidas del fin de semana… paparuchas) vuelvo a la carga donde lo dejé. Si en la entrada titulada ¡Enséñame la pasta! hablaba de la mina de oro que han encontrado las editoriales al lanzar proyectos por Kickstarter o similares, ahora voy a hablar de los dueños de ese oro, nosotros (ja! que guasa).

Cuando me pica el gusanillo suelen ser de este porte

Cuando me pica el gusanillo suelen ser de este porte

Son las 14:10 y has ido a comer a casa desde el trabajo, coges la tablet, entras en la BGG, miras The Hotness y lo ves, ahí está el nuevo juego de Fantasy Grande Games. En ese momento comenzamos una loca búsqueda de información sobre el juego en cuestión. Yo suelo empezar por ver el vídeo del nada excéntrico y 100% calmado Tom Vasel ya que me suele servir para hacerme una impresión rápida de cómo se juega y de la calidad de los componentes. Por otra parte también me sirve para saber que opina del juego de forma sencilla ya que como todos sabemos Tom Vasel sólo tiene dos calificaciones posibles: o lo ama (es bueno) o le gusta (cagada total).

Tras esta primera toma de contacto suelo acudir a LaBSK, cuna de la información en español (o era castellano) que es al mundo lúdico lo mismo que La noria a la televisión. Coñas a parte es un sitio de referencia y si hay algo de información en español probablemente encuentres su rastro allí. Debido a mi injustificado interés por los juegos raros (y caros) me suele ocurrir que la información que encuentro es muy limitada ya que se suele reducir a un hilo en Novedades con un par de respuestas. Lo único que me salva es que hay veces que otro frikazo de esto ha pasado la enfermedad antes que yo y ya conoce todos los síntomas y se ha propuesto pegarle la gonorrea lúdica a todo el que se acerque a ellos.

Te lo quiere pegar

Te lo quiere pegar

Normalmente siempre tienes que acudir a la BGG. Si LaBSK es como La noria, la BGG es como Matias Prats. Allí suele haber una cantidad ingente de información, miras fotografías, reviews, noticias, comentarios, puntuaciones. Allí puedes encontrar todo tipo de estadísticas, creo que si te lo propones puedes encontrar hasta la primera novia que tuvo Knizia con 34 años (una golfa). Siendo justos, el mismo tipo de trolazo que circula por LaBSK circula por la BGG pero como es en inglés molesta menos (ventajas del analfabetismo idiomático), pero vamos, que siempre hay un turco dando por culo mires el juego que mires.

Tras esta fiebre por la búsqueda de información comienza la fiebre del Zara. Ahora hay que buscar la mejor oferta combinada. Primero un repaso a las tiendas online españolas o a los comparadores de precios, hay dos opciones: o no tienen el juego o está agotado. Mierda, hay que viajar al extranjero. Comenzamos a mirar en Europa y empezamos por Francia. Ay! los franceses, a los desgraciados les debe sobrar la pasta porque tienen unos precios que tela, si no está en las rebajas de Philibernet ni te molestes. Volamos a Alemania, esto ya es otra cosa, buenos precios por doquier y además queda más pro Die Burgun fon von burgenfungebenten que Los castillos de Borgoña. Sin embargo, todo lo que los alemanes se ahorran en juegos debe ser para gastárselo en diésel, vaya precios de transporte! Decidimos coger un vuelo hacia EEUU, cuando sobrevolamos UK nos descojonamos de risa, ¡¿y pensar que antes hacíamos escala allí por si encontrábamos un chollo?! Una vez en EEUU descubrimos que eso ya es otra cosa, el capitalismo es una gran ventaja y lo de explotar a niños en las fábricas de China no es por capricho.  Precios increíbles por todas partes que incluso sumando los gastos de envío lo hacen rentable pero hay que tener en cuenta a mis queridos amigos los perros aduaneros. En ese momento, sumando transportes, ivas, aduanas, sobornos, comisiones, puntos, retweets, etc. ya tienes toda la información para hacerte un Excell para poder ver dónde te ahorras 3 céntimos (sí, esos que tienes entre los cojines del sofá bajo tu culo).

Calla y coge mi dinero

Calla y coge mi dinero

Y ahí te encuentras, con carritos de la compra llenos por todo el mundo cual Sanchez Gordillo y a un click de encargarlo. Y entonces te das cuenta: ¡Son las 14:49, no has comido y tienes que volver al trabajo!…… Click!!!!

Anuncios

Cuando ruge la marabunta


La marabunta se ha puesto en marcha. El criadero se encuentra en el centro de una estructura temblorosa y palpitante formada casi enteramente por las propias hormigas […] Sordas y prácticamente ciegas se comunican por medio del tacto y por complejas señales químicas […] Avanzarán durante dos o tres semanas hasta alcanzar un nuevo territorio de caza en el que puedan establecer otra base para sus incursiones y llevar a cabo nuevas y mayores matanzas.[…] Para la mayor parte de sus presas resistirse es inútil.[…] Generaciones de hormigas vendrán y se irán pero el hambre incesante de su hermandad será inmortal.

Ese vídeo y su transcripción representan cada vez mejor en lo que nos estamos convirtiendo como comunidad. Soy el primero que cuando ha habido que criticar a un diseñador o una editorial lo he hecho sin reparo pero creo que estamos llegando a un punto en el que hemos perdido el norte. Últimamente surgen hilos y más hilos en Labsk y la BGG en los que se reparte estopa sin contemplación por los errores que se cometen en las distintas ediciones de los juegos de mesa. Sinceramente creo que como comunidad nos estamos volviendo un grupo de gente muy desagradable.

Elegimos un objetivo y mandamos a los exploradores que muerden a ver si hay donde rascar, poco a poco van llegando los soldados y empiezan a atizar a todo lo que se mueve y al cabo de un tiempo la marabunta ha pasado por el lugar y lo ha dejado todo como un solar. Hilos como el de las erratas del Twilight Struggle, el de la edición del Galaxia: la conquista o el último de la edición en castellano de Through the Ages me hacen dudar mucho de que vayamos por el buen camino. Y parto de dos premisas fundamentales:

  • Si pago por un producto tengo derecho a exigir que venga en buen estado y con el contenido apropiado
  • Es humano cometer errores y la mayoría de los juegos los contienen.
A mi se me hacía muy largo la verdad

A mi se me hacía muy largo la verdad

Bajo el amparo de dichas premisas creo que no debemos volvernos locos con el tema de las erratas. A mi no me importa (demasiado) que un juego aparezca con erratas en su primera edición siempre y cuando observe cierta agilidad por parte de la editorial para subsanar dichos problemas. Luego hay erratas importantes (la carta de puntuación del Twilight Struggle) y erratas chorras (el cubo-cono del TtA) y debemos saber discernir lo que es importante y lo que no. Me imagino que ninguno de nosotros hace su trabajo (el que lo tenga) 100% perfecto la primera vez y que siempre está sujeto a pequeñas correcciones. Por tanto hay que entender que las editoriales pueden cometer los mismos errores que nosotros, ponerse en contacto con ellos y comunicarles cuál es nuestro problema y en el 90% de los casos nos ofrecerán una solución satisfactoria.

No encontré Cubocono así que tendrá que ser Caracono

No encontré Cubocono así que tendrá que ser Caracono

Es cierto que no todo el mundo tiene acceso a estas correcciones. Nosotros como jugones frikazos que somos estamos todo el día dándole al F5 para conocer las últimas novedades en las FAQs de turno. Puede ser que ahora mismo haya gente jugando al TS que siga pensando que Sudamérica no se puntúa hasta el LateWar. Ante esto lo único que se me ocurre es que las editoriales dejen muy claro en los manuales dónde acudir a buscar correcciones o actualizaciones. Incluso lo ideal sería un sistema de “registra tu juego” que permita avisar mediante e-mail de cualquier cambio pertinente.

Por si alguien no se había dado cuenta...Lo importante es rectificar

Por si alguien no se había dado cuenta…Lo importante es rectificar

Bueno, aspectos prácticos a parte y a modo de conclusión afirmo y mantengo que nos estamos volviendo un poco gilipollas.